CONIEA advierte que peligran más de 10 mil puestos de trabajo de la industria electrónica

Junto a otras organizaciones como CAMOCA, CADIEEL, CAME y UOM alertaron sobre daños irreversibles que pueden llevar a la desaparición de la industria electrónica nacional.

Con el apoyo de la Comision de Industria de la Cámara de Diputados, CONIEA junto al resto de firmante presentó la solicitada conjunta en defensa de la industria electrónica argentina.defen
Con el apoyo de la Comision de Industria de la Cámara de Diputados, CONIEA junto al resto de firmante presentó la solicitada conjunta en defensa de la industria electrónica argentina

El pasado miércoles, las cámaras empresarias de la industria electrónica (CAMOCA, CADIEEL, CONIEA), junto con la Confederación de Medianas Empresas (CAME) y la Unión Obrera Metalúrgica de la República Argentina (UOMRA) publicaron en varios periódicos nacionales una solicitada en la que se repudia el sistemático y frontal ataque del gobierno a la industria informática.

En la solicitada se advierte que el plan del gobierno de Mauricio Macri para eliminar el arancel del 35% a las importaciones de computadoras, notebooks y tablets –el cual se implementará a partir del próximo mes de marzo- generará una nueva ola de despidos.

Estas posibles consecuencias alertaron a las organizaciones empresarias y sindicales a pronunciarse en contra de estas medidas que “favorecerían la importación de productos, causando daños irreversibles a los fabricantes nacionales y al ecosistema de Pymes”. Además, aseguraron que, de avanzar, “significará la pérdida de más de 10.000 puestos de trabajo que estas generan”.

“Presidente Mauricio Macri es su responsabilidad sostener la industria electrónica e informática, preservando las fuentes de trabajo y el empleo de miles de jóvenes”, apela la solicitada en la que los firmantes aseguran estar “desconcertados y en estado de alerta ante el avance de iniciativas que favorecerían la importación de productos, causando daños irreversibles a los fabricantes nacionales”.

“El cierre de las industrias no es el camino para resolver el nivel de precios a los consumidores, el Gobierno debe asumir su responsabilidad y trabajar junto a las empresas en reducir el alto costo estructural argentino, el cual afecta y hace inviable toda la industria nacional”, aseguraron.

Si bien para el gobierno la baja de aranceles puede lograr una reducción del 50% de los precios de venta al público; las organizaciones responsables de la solicitada detallaron que el costo industrial del sector representa apenas el 4% del precio de venta, mientras que el 50% del valor final al que un producto llega al público “es responsabilidad, directa o indirectamente, del Estado”, a través de “impuestos y costos de comercialización”.

solicitadaPor otro lado, la solicitada hace referencia a los recientes cambios ocurridos en el escenario mundial, como el resultado de las elecciones de Estados Unidos y el Brexit, que “reflejan la preocupación de los países en cuidar sus economías y fuentes de trabajo, y refuerzan la postura que Argentina debe actuar en forma responsable, con prudencia y cautela, evitando cualquier modificación de las condiciones actuales que pongan en riesgo los puestos de trabajo formales y calificados que tanto esfuerzo costó generar y desarrollar”.

Para terminar, se advierte que “la destrucción de esta industria afecta gravemente el presente y nos condenaría a perder una enorme oportunidad de insertarnos en el mundo del futuro”.  Asimismo, las entidades convocantes reiteraron su “máximo compromiso para apoyar las políticas concretas de desarrollo del actual Gobierno, pero no a costa de sacrificar empleo registrado y capacitado”, concluyeron.

REPERCUSIONES EN EL CONGRESO

Tras la publicación de la solicitada, se realizó una conferencia de prensa en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo encabezada por el presidente del bloque del Frente para la Victoria-PJ, Héctor Recalde, junto al presidente de la comisión de Industria de la cámara baja, José Ignacio De Mendiguren (Frente Renovador) y el secretario general de la UOM, Antonio Caló. También participaron referentes de CADIEEL, CAMOCA y CONIEA, así como los diputados del FPV-PJ, Axel Kicillof y Diana Conti, entre otros.

Durante el encuentro con trabajadores y empresarios del sector, De Mendiguren remarcó: “Nos encontramos con que el gobierno nacional decidió bajar los aranceles y esto nos parece un atropello ya que en vez de beneficiar a los argentinos nos perjudica ya que pone en riego al sector industrial”

Por último explicó que “hemos aprobado hoy 4 pedidos de informe para conocer cuál es la lógica que utilizan para tomar estas decisiones que solo ponen en peligro la mano de obra local. El diagnóstico que el gobierno nacional realizó es falso y erróneo, con esta decisión el mandatario actual solo favorece a la industria brasileña”, afirmó.

EMPRESARIOS Y TRABAJADORES: LA ACCIÓN CONJUNTA

Tras advertir que la industria electrónica argentina corre serios riesgos de desaparecer –tal como sucedió con FATE en los tiempos de la dictadura militar instaurada en 1976- desde CONIEA resaltaron que la acción conjunta de los trabajadores del sector encuadrados en la UOMRA con los medianos y pequeños empresarios electrónicos constituye “un eficaz camino de resistencia y acción para defender la actividad industrial argentina” y “para sostener un desarrollo productivo que posibilite una oferta de trabajo digno para todos los argentinos”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*